viernes, 14 de septiembre de 2007

Entrevista a Roger Stern Parte 1

ROGER STERN

LOS EXITOS Y DILEMAS DE UN ESCRITOR


Por: George Khoury

Nunca estuve completamente enganchado por los comics hasta que descubrí el número 68 de Star Wars de la edición de Marvel. Fue toda una casualidad que ese tebeo me encontrara en un quiosco. De aquella, era solamente un yonqui de Star Wars buscando su dosis de "Starlog” sobre "El retorno del jedi", pero aquel solitario comic en una estantería con su portada en la que arrestaban a "Boba Fett", me arrastró al mundo de los comics para siempre.

Seguí volviendo a por mas de esos comics Marvel cada semana y encontré un filón de maravillas: la Patrulla X de Claremont y Paul Smith, Los Cuatro Fantásticos de John Byrne, "Thor" de Walter Simonson, Daredevil de Frank Miller y Klaus Janson, los Nuevos
Defensores
de J.M DeMatteis y Don Perlin, etc...

Estaba encantado con todas esas historias llenas de emociones que leía en aquellas epopeyas Marvel. Esa fue mi edad dorada. Pero para mí, los mejores de aquellos comics siempre eran los escritos por Roger Stern. Las memorables historias que el escribió se han convertido en algunos de mis mejores recuerdos. Cualquier comic en que trabajaba Roger valía los 60 centavos que costaba y a veces más.

Durante su estancia en la Marvel el trabajó en algún momento en todos los títulos estrella: Los Vengadores, El increíble Hulk, Doctor extraño, Capitán América, Peter Parker, Spectacular Spiderman y los Cuatro Fantásticos y siempre con los mejores artistas: John Romita Jr., Paul Smith, John Buscema, Michael Golden y John Byrne. Personalmente siempre he opinado que era el escritor más emblemático de la Marvel después de Stan Lee. No solo por que conseguía actualizar el jovial estilo de Lee a una nueva generación de lectores, sino que siempre escribía historias inteligentes, refrescantes y modernas. Especialmente son recordadas por los fans las memorables historias que escribió para “Amazing Spiderman, que no solo nos dieron clásicos como “El chico que coleccionaba Spiderman”, también redefinieron al personaje y crearon una formidable nueva Némesis el Duende.

La crème de la crème del trabajo de Stern para Marvel, y además uno de mis comics favoritos de todos los tiempos, es la novela gráfica protagonizada por el Doctor Muerte y el Doctor Extraño: Triunfo y tormento. En esta historia épica (Brillantemente ilustrada por Mike Mignola y Mark Badger), el escritor nos muestra hasta donde es capaz de llegar el Doctor Muerte – el mayor Tirano del universo Marvel – para rescatar el alma de de su amada madre de las garras de conocido demonio Mefisto. Esta bella historia es un clásico y también prueba del talento de Roger Stern para contar historias.

A finales de los años ochenta, Roger empezó a trabajar para DC comics. Escribiendo sobre todo para “Action Comics” - durante cien números – y para otros títulos de Superman. Su etapa fue coronada con una de las sagas mas famosas de todos los tiempos La muerte de Superman. Durante los primeros años de los noventa, su primer libro, “Muerte y vida de Superman”, permaneció en la lista de best sellers del New York Times. Posteriores novelas incluyen Smallville: visitantes Extraños que lanzó una serie de novelas con los protagonistas de la popular serie de televisión. Tras DC, ha continuado trabajando en grandes comics como Siempre Vengadores (Con el guionista Kurt Busiek y el dibujante Carlos Pacheco), “Superman - Hulk (Con Steve Rude) y Vengadores ½ (Con Bruce Timm).

Al pasar los años mis gustos han variado pero el placer de leer un tebeo de Roger Stern ha permanecido invariable.


GEORGE KHOURY: Empecemos por el principio… ¿Cómo y donde naciste?

ROGER STERN: El 17 de Septiembre de 1950, en Noblesville, Indiana. En un hospital que ya no existe, por cierto. La última vez que eché un vistazo había un aparcamiento ocupando el lugar donde se erigía el Viejo hospital de Noblesville

Pero como tampoco tengo ningún recuerdo del lugar no es una cosa que me haga sentirme triste. Lo que si me entristece es la perdida del cine Diana, que se encontraba al lado. También lo demolieron para construir el aparcamiento. Vi muchas matinales del sábado en ese cine.

En el cine Diana es donde vi por primera vez a Los tres chiflados, antes de salieran en la televisión. Tendría como cinco años, y mi abuela me había llevado al Diana. No puedo decirte cual era la película principal, pero entonces el Diana siempre echaba dibujos animados y un cortometraje antes. Recuerdo que me sorprendió cuando apareció la imagen en blanco y negro en la pantalla – El resto era todo en Color – Y le pregunté a mi abuela que era eso. Me dijo que la película vendría después de corto, y que no debía preocuparme por que: “Esos son los tres chiflados. Son muy divertidos” y vaya si lo eran. Creo que vimos "Vagabond Loafers", un remake con Shemp de "A Plumbing We Will Go."

Así que, que nunca te diga nadie que a las mujeres no les gustan los tres chiflados. Pero claro yo tenia una abuela muy enrollada.

GK: ¿En que atmósfera te criaste?

RS: Creo recordar que era principalmente oxigeno…

Esta bien, ahora en serio. Supongo que se podría decir que éramos una familia de esforzados trabajadores. Mi padre trabajaba de operario en una pequeña firma de utillajes y matrices y con el tiempo consiguió ascender a capataz. Él trabajó siempre con el sudor de su frente. Mis hermanos eran niños de la depresión, así que crecí educado en los valores del trabajo duro y la sobriedad. Con esta educación nunca he deseado ningún lujo, quizás simplemente tenga gustos sencillos. Pero siempre había comida en la mesa, podíamos no ser ricos, pero lo pasábamos muy bien. Esto puede parecer un cliché, pero es la verdad. Recuerdo muchos picnics y excursiones, barbacoas y sesiones en autocines.

Y también estaba rodeado de periódicos, revistas y libros. Todos en mi familia leían. Incluso antes de aprender a leer ya tenía mi pequeña colección de libros infantiles. Mis padres y mis abuelos siempre me leían.

Y como soy de la generación de los 50 también estaba por supuesto la televisión. Creo recordar que teníamos una “Philco” que tenía una radio integrada y un tocadiscos. Esto es más información de la que necesitáis, pero lo importante es que la televisión fue la que introdujo en mi vida a Superman, el llanero solitario, Rocky jones, “Space Ranger”, Roy, Gene y hoppy. Jackie Gleason, Lucy… todos los viejos dibujos de la Warner. En definitiva me Convirtieron en lo que ahora soy.

También escuchaba mucho la radio. Eran los últimos días de la era dorada de la comedia y drama radiofónico. Pero muchos programas eran emitidos simultáneamente en la radio y la televisión.

GK: Alguna vez has comentado que te sentabas en el regazo de tu abuelo mientras te leía comics ¿son esos algunos de lo mejores recuerdo que tienes sobre los comics?

RS: Bueno mi abuelo me leía los comics de los periódicos dominicales, como mis padres alguna vez. Así que no son recuerdos de comics exactamente. Pero si buenos recuerdos familiares. Probablemente fue mi primera relación con el medio.

Me encantaban esas tiras, escucharlos mientras los leían en alto me hacia desear poder ser capaz de leerlos por mi mismo.

GK: ¿Tus padres te animaban a leer comics?

S: Mama y papa me animaban a leer – Leer comics estaba bien siempre que no fuera lo único que leyera. Ellos habían leído comics de niños, Así que nunca se creyeron esas tonterías de Wertham. Y de todas maneras, los comics de la EC ya habían desaparecido cuando yo empecé a leer. Lástima.

GK: ¿Cuales fueron los comics que te cautivaron durante tu infancia? ¿Marvel?, ¿DC?.

RS: Bueno, tenía 11 años cuando salio el número 1 de los Cuatro Fantásticos, pero las distribución de comics en Indiana era terrible en aquellos tiempos. Así que no vi los comics Marvel hasta que tuve 13 o 14 años. Sobre todo había Dell y DC, y a veces algo de Archie o Harvey en el medio. Oh y por alguna extraña casualidad encontré el Space Adventures# 33 con la primera historia del Capitán Atom de Steve Dikto. Ese fue uno de los tres comics que leí hasta que le desprendieron las cubiertas.

Desde un primer momento, leía muchas historias del Pato Donald y Tío Gilito de Carl Barks. Sin saber por supuesto quién era Carl Barks. Y como conocía a Superman por la televisión, también descubrí a Batman y Flecha Verde, Aquaman y el Detective Marciano. Y no nos olvidemos de Congorilla y Roy Raymond, el detective de la televisión. Y después Flash y Green Lantern y en consecuencia la Liga de la Justicia. Estaba realmente enganchado. Si, en aquellos tiempos me podía pasar horas leyendo cualquier tebeo de Julie Schwartz´s durante horas.

No descubrí el universo Marvel hasta que llegue al instituto, pero cuando lo hice me volví a enganchar.

GK: ¿Qué carrera cursaste en la universidad? ¿Y cuál fue tu primer trabajo al graduarte?

RS: Radio y Televisión”. Me licencié por la Universidad de Indiana, aunque pienso que le han cambiado el nombre, ahora es “telecomunicaciones” , pero eso no significa que ahora no podamos arreglar aparatos. Al salir pensé en convertirme en ingeniero, pero mientras estudiaba empecé a trabajar en la radio del campus y decidí que eso me gustaba más, así que me cambie a la IU y empecé a trabajar en una radio de estudiantes: WIUS, probablemente aprendí tanto ahí como en mis clases de radio y televisión

Y tres semanas después de acabar mis clases, empecé a trabajar como empleado en la WXLW en Indianápolis. ¿Eso fue en? – Enero de 1973 y todo con una pequeña emisora de 50.000 vatios.

GK: Trabajaste durante una temporada como escritor en esa radio. ¿Escribiste algún anuncio o cortinilla memorable?

RS: Bueno, muchos anuncios del circuito de Indianápolis “Donde corren los grandes Daban buenos ingresos a la radio. También hicimos algunas campañas bastante locas como:”Súper XL tiene pelotas” aunque no puedo llevarme el merito de esa.

Debería también deciros que la única razón por la que una emisora podía tener ese tono en indiana a principios de los 70 es que regalábamos un entrada para los partidos de los Indianápolis Pacers cada hora. “Así que permanece atento para llamar y ganar

Tienes que darte cuenta de que todo eso fue años antes de que llegara Howard Stern a la radio. Que no es pariente mió, por cierto. Aunque te puedo decir que leyó mi primer libro.

GK: ¿De esa radio te despidieron; ¿fue esa una de las cosas que te llevó a pensar en trabajar en el comic?, ¿por que te despidieron?

RS: Ah, si ese fue uno de los muchos trabajos de los que me despidieron. Trabajé en la WXLW algo más de dos años y medio. En ese tiempo tuvimos dos o tres disc jockeys, un par de presentadores de noticias y dios sabe cuantos vendedores. La radio parecía tener una puerta giratoria para vendedores. Incluso cambiamos de dueños y de formato. Con el tiempo, tuvimos un nuevo Coordinador de la Radio que tenía un amigo en el paro, Un día me quede sin trabajo y el amigo en paro se lo quedó. No guardo mucho rencor por aquello. Perder mi trabajo me llevo a cosas mucho mejores. Pero fue una satisfacción enterarme, bastante después, que mi reemplazo no duro mucho, ni tampoco el coordinador que me despidió.

Pero nunca pensé en dedicarme a los comics de aquella, pensaba que como mucho podría tener alguna oportunidad de dedicarme de forma amateur, sobre todo en Fanzines. Que poco sabía…

GK: ¿Que te llevó al mundo del fanzine, y cómo entraste en el CPL (Contemporary Pictorial Literature)?

RS: Para eso tenemos que remontarnos algo más atrás, cuando un amigo del instituto me descubriera los comics Marvel, los fanzines vinieron con ellos.

En aquel tiempo Los comics Marvel publicaban pequeños anuncios clasificados, y unos cuantos editores de fanzines se anunciaban allí. Así fue como descubrí el viejo Rocket’s Blast Comic Collector, y los anuncios en el RBCC me llevaron a meterme en entre unos doce o dieciséis fanzines. Y en uno de ellos conocí a Duffy Vohland, Roger Slifer, Dave Hartman, Larry Brnicky, y algunos otros chicos de mi edad que Vivian en Indiana y coleccionaban comics. Yo estaba en la universidad cuando hicimos una reunión para conocernos en persona, recuerdo un fin de semana en verano en que mas o menos obligado me llevaron a Kentucky. Ahí fue donde conocí a Don Rosa, que probablemente tenía más comics que el resto de nosotros juntos. Don y yo hemos sido amigos desde aquella.

No puedo recordar exactamente cuando conocí a Bob Layton, pero debió ser alrededor de 1973. En aquellos días Bob trabajaba en un comedor y se pluriempleaba como vendedor de comics desde su piso. Ese piso se convirtió en un nexo de unión para nuestras actividades de fanzineros. Algunos vivíamos al norte de Indianápolis y otros al Sur. Pero Bob era el único que en ese momento vivía en la ciudad, cuando nuestros caminos se cruzaron CPL empezó a ser un verdadero fanzine, antes había sido el catalogo de ventas de Bob. Pero el estaba más interesado en dibujar y escribir. Así que en un par de números CPL se había convertido en un buen Fanzine. Me alegra pensar que escribí mis primeras historias para Bob.

GK: ¿Cuál fue la impresión que te llevaste de Bob Layton en los primeros días en CPL? ¿Teníais los dos las mismas ideas sobre el comic?

RS: ¿Mi primera impresión?. Bueno no tengo muchos recuerdos de nuestro primer encuentro; eso fue hace treinta años. Pero nos caímos muy bien. Bob era tres años más joven que yo. Nos gustaban los mismos comics, artistas y escritores.

GK: ¿Qué ambiente había en el CPL? ¿Y cuales fueron algunos de las personas famosas que ayudaron a crearlo?

RS: Oh dios mió… ¡¡como describirlo!!, era frenético, alocado. Éramos un grupo de jóvenes pasándonoslo bomba. ¿Has visto alguna vez un de esos musicales de Judy Garland y Mickey Rooney de los 40?. “¡Eh tengo unos disfraces!”, “¡Pues mi tío tiene un granero!” … “ ¡Venga hagamos una fiesta!!”. Muchas veces funcionábamos así, A veces incluso nos poníamos a cantar, desde algo de “Happy Trails” a “You” o “Call Any Vegetable

Creo que Duffy Vohland vivía en Ohio y trabajaba con Dan Adkins de aquella, así que probablemente nos ayudaba a distancia. Más adelante tanto el como Slifer se unieron a la plantilla de Marvel. Como Slifer se mudó al este. Los miembros consistían sobre todo en Bob, Lee que era su mujer de aquella, Phil Wesner y vuestro humilde servidor.

Nos manteniamos en contacto con los otros escritores y dibujantes sobre todo por correo, excepto algunos fines de semana y en algunas reuniones ocasionales.

GK: Conociste a John Byrne a través del CPL; ¿qué fue lo que os atrajo de sus primeros dibujos para que publicase tantas veces sus trabajos en CPL? ¿ Y cómo empezó vuestra amistad?

RS: Bueno, siempre ha habido algo muy característico en el trabajo de John. I ahí estaba incluso antes de que consiguiera integrar anatomía y narración. En los primeros trabajos de John se percibía la influencia de Neal Adams y Jack Kirby, con algo de Bernie Wrightson y una pizca de Gil Kane. Una buena base por la que empezar. Además, era rápido y trabajaba por poco dinero.

No estoy seguro, pero creo que Bob y yo hicimos, entre los dos, una lista de artistas con los que queríamos mantenernos en contacto. John siempre terminaba en mi mitad de la lista. De todas maneras cuando estuvimos los dos trabajando en el CPL, John y yo manteníamos correspondencia con regularidad, éramos una especie de amigos por correo. Resultó de que exceptuando el hecho de que nacimos en diferentes hemisferios, nuestros gustos coincidían. Cuando nos reuníamos en alguna convención, empezábamos a interpretar viejos sketches del “The Goon Show”.

GK: ¿El CPL se convirtió en un empresa de éxito cuando empezaste a involucrarte más con él?

RS: Bueno, sé que el CPL dio suficiente dinero como para pagar la imprenta y hacer unos cuantos números más, quizás algo más para pagar la cuenta de teléfono de Bob, pero ninguno de nosotros nos íbamos a hacer ricos con él. Todos trabajábamos en el CPL por la misma razón por la que hacíamos comics, por que nos divertía, y he de decir que lo conseguimos. También nos dio algo de notoriedad en el mundillo con lo que la mayoría de nosotros acabamos trabajando en compañías profesional del comic. Pero no sabíamos que eso podía ocurrir. Yo al menos no.

GK: ¿Fue una experiencia valiosa para ti como escritor?

RS: Creo que sí. Parte de mi rutina diaria en ese tiempo era escribir la copia comercial. CPL me permitía practicar diferentes cosas y era un sitio donde podía escribir: artículos, reseñas y finalmente comics. Un trabajo muy de estar sentado pero eso probablemente es lo que necesitaba en ese momento.

GK: De CPL pasaste al Charlton Bullseye. Cuales son tus mejores recuerdos de aquello? ¿Tuviste ocasión de trabajar con Dikto y Toth?

RS: Nunca trabaje directamente con Toth. Entregue un argumento y una línea de dialogo para una historia de The Question que dibujó Toth, Pero fue Mike Uslan quien lo convirtió en un guión acabado.

Pero si que escribí un número del Capitán Atom de Dikto, Resulta que me entregaron las paginas dibujadas, pero nadie en la Charlton sabia que había pasado con el guión de Dave Kalers. Afortunadamente era un comic de Dikto y la narración era estupenda, así que podías ver exactamente que pasaba solo con ver los dibujos. Pese a todo dudaba bastante de mi capacidad. Por eso use el seudónimo de Jon G. Michels en la primera parte de la historia. En la segunda ya tenía suficiente confianza para usar mi propio nombre. Hace poco releí la historia y no es tan terriblemente atroz como recordaba, pero me encantaría tener la oportunidad de rehacerla, sabiendo todo lo que se hoy.

Pero estoy contento de que finalmente tuve la oportunidad, años después. De escribir historias que Dikto dibujó en Marvel, en ese tiempo, yo ya sabía lo hacía.

GK: ¿Empezaste a sentirte parte de la industria en aquel momento? ¿empezabas a aprender el oficio al trabajar?

RS: ¿Dentro de la industria?, más bien en sus afueras. Bob y yo vivíamos aún en Indiana y la Industria del comics estaba a cientos de millas de allí. Como mucho estábamos trabajando desde un rincón.

GK: ¿Cuál fue la mayor experiencia que sacaste de los comics en los que trabajabas?

RS: Bueno, No estábamos metidos en el comic aún. Pero ayudaba mucho el ver tu trabajo impreso. No hay nada como ver una número de algo para ver que funciona y que no.

GK: ¿Era difícil empezar como escritor en aquel tiempo?, ¿y cuál lo primero por lo que pagaron?.

RS: Pienso que fue un articulo para el “FOOM”, el viejo fanzine interno de Marvel comics. Mí primer paga por escribir comics fue un guión de el hombre enmascarado para la Charlton, No lo busques por que la serie se canceló antes incluso de que fuera dibujado.

Es curioso, hace poco escribí otra historia del el hombre enmascarado que otra vez no leerá la mayoría de lectores estadounidenses. Es para la Egmont una de las mayores editoriales de Europa.

GK: ¿Intentabas entrar en la Charltron como guionista regular?

RS: Oh, demonios, no. Todavía tenía otro trabajo de aquella. Nunca podría haber vivido con los sueldos de la Charlton, pagaban a los guionistas cinco dólares por página.

GK: ¿Qué te hizo tomar la decisión de que querías mudarte a Nueva York y trabajar para Marvel? ¿Fue una decisión muy meditada?

RS: No, para nada. Después de perder mi trabajo en la radio, me pase como cuatro meses cobrando el desempleo y mandando curriculums. Había poco trabajo en las cadenas de radio y no recibía respuestas. Empezaba a pensar que mi carrera en la radio había terminado y empezaba a estar inquieto. Entonces recibí una llamada de Roger Slifer ofreciéndome una prueba para trabajar en la plantilla de Marvel, y pensé: “Eh quizás debería probar”.

GK: ¿En qué consistía esta prueba?, ¿Quién te entrevisto y cuando?. ¿Quién era el editor jefe?

RS: Fue en Diciembre de 1975. Y Marv Wolfman estaba al cargo, aunque no se le llamaba editor jefe en aquellos tiempos. Además de Roy Thomas y Len Wein, que eran editores/escritores, había un editor de “Color” y otro de “Blanco Y Negro” – Marvel aun publicaba revistas en B/N. De todas maneras Marv era el editor a cargo de todas las publicaciones impresas en cuatricromía que Marvel publicaba. Bueno excepto las que estaban en control de los editores/escritores. Y no, él no me entrevistó.

Básicamente, llegue e hice un test para encontrar fallos, que consistía en coger unas fotocopias de un tebeo de Power man. Uno muy mal rotulado y entintado. Y con un lápiz azul intentar señalar tantos fallos como pudiera. Ah y para hacer las cosas mas interesantes no había una copia del guión para poder compararla.

“¡Adelante pardillo, buena suerte!” supongo que pasarás el test si puedes encontrar al menos tantos errores como los que ya estaban en la plantilla. Y debí pasarla por que después me invito a comer Marv y básicamente me dijo: “ El trabajo consiste en revisar errores en comics y paginas de correo para las reimpresiones. ¿Te interesa?” “Oh, claro”, “ Okay, Entrarás oficialmente a principios de año, mientras te pagaremos como freelance”. Estaba demasiado nervioso como para pensar en cuanto me iban a pagar.

Y así de esa manera, pasé de estar en el paro a ser un ayudante de editor en la primera compañía de comics de América. Y terminé trabajando para Marvel durante los siguientes 11 años.

Y después me despidieron otra vez, chico, no hay manera de que conserve un trabajo.

GK: ¿De quién eras ayudante?, ¿Y como llegaste a ser editor?, ¿Qué comics editaste y por cuanto trabajaste como editor?

RS: Todos los ayudantes respondíamos ante el editor, que era Marv. Después durante un corto periodo fue Gerry Conway y finalmente Archie Goodwin.

Y cuando Archie lo dejó la estructura editorial se cambió para tener un editor jefe oficial con sus editores subalternos y ayudantes. Marvel había crecido tanto desde los 60 que ya no era posible que una sola persona fuera el editor de todas las publicaciones. Se editaban treinta y cinco títulos cada mes.

Fue cuando Jim Shooter llego al puesto, le dijo a la dirección que el modelo anterior ya no podía funcionar. Para sorpresa de casi todo el mundo, accedieron a cambiarlo.

Jim se convirtió en editor jefe y me pidió que fuera uno de sus editores. Al principio estábamos yo y Bob hall en los comics a color. Fui editor de esa línea durante dos años, Jim Salicrup era mi ayudante, y estábamos a cargo de casi todos los títulos relacionados con los Vengadores: Vengadores, Capitán América, Iron man y Miss Marvel” y además Shang Chi, John Carter de Marte, “Marvel Two in one”, Spider Woman. Esas eran las series mensuales, además editábamos Capitán Marvel, “Marvel premiere” y brevemente Power man y Puño de hierro, que eran bimestrales.

Éramos responsables de vigilar la producción de 11 títulos al mes, espera, esos hacen 10… de que me estoy olvidando.

Ah si, también éramos los responsables de un pequeño comic llamado la Patrulla X. ¿Me pregunto que fue de él?

GK: ¿Era Extraño o difícil, el ser editor para dos compañeros del CPL? cuando John Byrne estaba en la patrulla X y Bob Layton en Iron man

RS: No era nada raro., era algo muy cómodo. Estaba seguro de que iba a tener dos títulos de mucha calidad, lo cual me daba buena imagen. Y también una excusa para hablar de comics con John. Por teléfono. Y Marvel pagaba las facturas.

GK: ¿Puedes contarnos como era trabajar en la Patrulla X con Chris Claremont, John Byrne y Terry Austin?

RS: Divertido, mucho, terriblemente divertido. Chris en aquel momento era un narrador muy bueno y ponía mucha pasión en su trabajo. Lo mismo para John en los dibujos. A veces podía tener algún encontronazo, pero había una gran coordinación entre los dos. Y aparte, yo era el árbitro, así que siempre tenía la última palabra.

Y Terry por supuesto, fue el primer gran entintador de John, su trazo complementaba sus dibujos perfectamente. Pero por supuesto, Terry es también un gran caricaturista. Más tarde hicimos una serie de Gacs cómicos para "Marvel superheroes" y "What If". Y eso sin mencionar el gran trabajo que hizo en Doctor Extraño.

Pero hablábamos de la Patrulla X, ¿no?. No nos olvidemos de Tom Orzechowski y Glynis Oliver (y luego Wein). La rotulación de Orz y el color de Glynis eran el perfecto toque final en el comic. Todos hacían un gran trabajo.

GK: ¿Qué piensas que ha hecho que su trabajo sea tan recordado?

RS: Que eran un grupo de jóvenes buscando una oportunidad de probarse a si mismos levantando un comic que había tenido siempre bajas ventas. Hacían un comic con una gran calidad media y que se volvía mejor a cada número. La Patrulla X en esa etapa era un tebeo emocionante, todo entretenimiento. Podía dar un giro en la trama que pillara a los lectores desprevenidos. Les hacia decir “Wow” y que volvieran a comprar el siguiente número. Era el comic del momento.

Y yo echaba una mano.

GK: ¿Qué recuerdos tienes del número 50 de “Marvel Premiere”?, ¿Tuviste algún trato con Alice Copper?

RS: No es que solo que “tuviera que”, trate directamente con Alice y me lo pase muy bien. Pero nada de esto hubiera ocurrido si no fuera por Jim Salicrup. El fue el que le dio la idea a Marvel e hizo los contactos con los agentes de Alice. El llamo a todo el mundo y organizó todo. Yo me vi metido en el asunto porque… Bueno, Jim tenía la idea de basar la historia en temas y personajes que Alice había creado en su (de aquella) último disco “From the inside”. El había hablado con Ed Hanningan para que escribiera el guión, pero por alguna razón Ed no pudo hacerlo y la fecha de entrega se acercaba. Así que me presenté voluntario para escribir la historia. Jim me dio el disco y algunas de sus ideas. Me fui a casa, escuche el disco y escribí un borrador.

Y entonces cogí un avión a Detroit para unirme a la gira de Alice.

Todavía no sé como arrastre a Jim a aquello. Pagamos los billetes con mi Visa, pero Marvel acabo rembolsándomelos – Creo. De cualquier manera, Alice estaba en una gira y Jim y yo volamos a Detroit, nos alojamos en el mismo hotel que la banda y conseguimos entradas gratis para el concierto.

Al día siguiente nos reunimos con Alice y discutimos sobre el guión, hizo alguna sugerencia, de las buenas que metimos en el comic. Después agradecimos su hospitalidad y volamos de vuelta a NY.

Pase a maquina el argumento revisado y Tom Sutton lo dibujó. Ed lo escribió y Orz lo rotulo. Marie Severin lo coloreo y mucha gente se lo compró.

Fue un proyecto de lo más divertido para participar. Pero como ya he dicho, Salicrup es quien tiene que llevarse el merito por hacerlo posible.Alice es un tío simpático, por cierto. He oído también que es todo un juerguista.

GK: Por favor ¿Cuéntanos como era el ambiente del Bullpen?

RS: Recuerdas cuando estabas en la universidad, cuando tenías que estar toda la noche despierto acabando algo importante hasta las 4:30 o cinco de la mañana y finalmente lo acababas, pero estabas tan cansado que pensabas que tu cabeza iba a explotar. Y entonces alguien decía una tontería pero que te parecía tan graciosa que estallabas en carcajadas?. Y todo eso sin usar drogas.

Trabajar para el Bullpen era algo por el estilo, siempre intentaba llegar temprano, a las 7:30, 8 como muy tarde. Para poder echarle un ojo al trabajo del día antes de que empezaran a sonar los teléfonos. Después de un par de semanas, John Verpoorten, dios lo bendiga, me dio una llave de la puerta de atrás, para que pudiera entrar antes de que el abriera por la mañana.

Muchos trabajábamos hasta más allá de las cinco, sobre todo cuando las cosas iban justas de tiempo. Luego nos íbamos a cenar, a veces veíamos una película y volvíamos a casa, para al día siguiente hacer los mismo.

Y en mi tiempo libre escribía Doctor Extraño y El Increíble Hulk.

A veces miro hacia atrás y me pregunto: ¿Cómo demonios conseguí sobrevivir a eso durante tanto tiempo?, por supuesto éramos mas jóvenes y no conocíamos el miedo.

A veces nos poníamos un poco histéricos, habitualmente con tronchantes resultados. Recuerdo una vez al final de un día muy largo: Yo seguía trabajando y Archie Goodwin se había desplomado en una silla cercana para charlar un rato antes de irse a casa. Allen Milgrom que estaba al lado de la puerta de repente pulsó un interruptor en la pared y dijo: “¡Ahora no podrás escapar, Arch!, he electrificado el suelo. Inmediatamente Arch salto de su silla y grito “¿Hah!, eso es lo que tu te has pensado!” Archie empezó a recorrer la habitación saltando de escritorio en escritorio y buscando un camino entre los archivadores como un escalador, o quizás como Spiderman.

Pero justo después Archie piso una especie de silla con asiento de mimbre que Jim Shooter solía emplear en vez de una silla de escritorio. La pierna de Archie atravesó el mimbre pero – de alguna manera, se las arreglo para saltar en otro escritorio y liberar su pie de la silla, para después llegar a la puerta. Y todo sin pisar el suelo ni una sola vez y morir electrocutado.

A la mañana siguiente. Cuando Jim vino a trabajar, lo primero que dijo fue “¿Qué le ha pasado a mi silla?” Y yo comencé a soltar carcajadas.

GK: ¿Cómo era trabajar con Shooter?

RS: Ah, me llevaba bien con Jim. Por supuesto a veces discutíamos y teníamos encontronazos y alguna vez incluso nos fastidiábamos. Los dos empezamos a trabajar con unas pocas semanas de diferencia, así que éramos los novatos.

Recuerdo una vez que estábamos con el Bullpen.- ya después de las cinco. Bueno, Éramos solo Jim, Milgrom y yo. Uno de nosotros hizo una referencia sobre mirar a los ojos a alguien, Y Jim se quejo de que nadie e miraba a los ojos por culpa de su altura. (El mide 2,03 metros aunque a veces dice que mide 203 cm)

De todos modos, salte a mi escritorio y dije “¿Ah, si?” Y en ese momento, Milgrom – que es mucho mas guasón que yo – dijo: “ Si démosle una lección a este tipo, Sterno” y se puso delante de mi mesa. Así que me subí a sus hombros y AL empezó a dar vueltas a la sala conmigo encima, “¡Muy bien sonríe cuando digas algo, tapón!”. Jim se estaba partiendo de risa, todos nos tronchábamos. Pero entonces, Al empezó a darse cuenta de que yo pesaba más de lo que creía y yo mientras me preguntaba: ¿cómo iba a bajar de ahí sin partirme el cuello?. Y Jim no podía ayudarnos por que estaba riéndose tanto que estaba a punto de caerse de la silla y rodar por el suelo, y te puede imaginar, no recuerdo como baje, supongo que AL intento llevarnos hasta alguna pared o algo así. De alguna manera sobrevivimos

Esa es una de las muchas historias de encontronazos con Jim Shooter. Tengo docenas de ellas. Ahora que lo pienso muchas de esas historias siempre incluyen a Milgrom. Quizás deberíamos reunirnos un día y organizar una gira.

¿Sabes?, siempre he pensado que parte del problema de Jim es que esta tan alto. Con 2,03 siempre va a intimidar a la gente aunque no quieras. Y por supuesto, también esta el hecho de que apareció de la nada y cambio todo el orden organizativo de la editorial. Se que a algunos esto le sacaba de quicio, y pensaban que deberían tener su trabajo.

Y el trabajo era el mayor de sus problemas. Cualquiera que sea editor en jefe de la Marvel, bien podría pintarse un diana en el pecho. Te sientas en tu mesa, y automáticamente te conviertes en el enemigo. La única persona que conozco que podía estar en ese puesto y aún así ser querido y respetado es Archie Goodwin. Solo un tipo realmente enfermo podía odia a ese hombre. En el mundo nunca hay suficientes hombres como Archie goodwin.

GK: Todo el tiempo en que fuiste editor, ¿Sabías que preferías ser un escritor freelance que hacer un trabajo editorial estable?. ¿El cambio fue un riesgo para ti?

RS: Ya lo creo que si, había bastante estabilidad al ser editor, incluso aunque las horas de trabajo eran muchas y nunca las pagaban lo suficiente, especialmente para los que vivían en la ciudad. Pero después de estar unos años de editor por el día y de escribir por la noche y el fin de semana. Estaba amargándome, siempre tenía preocupaciones por mis plazos de entrega, lo que hacia las cosas aún peor - ¿cómo podía insistirle a mis autores para que entregaran su trabajo a tiempo si yo me la veía y deseaba para hacer lo mismo?. Mi primera solución fue renunciar a escribir guiones pero en cuanto lo hice me sentí mucho peor.

Echaba de menos escribir, y las preocupaciones de ser un editor estaban pudiendo conmigo. Así que un estaba en mi casa una noche sintiéndome miserable y Jim me llamó. Recuerdo que me dijo algo como ¿No eres feliz con tu trabajo verdad?”, “No la verdad es que no”, “A ti te gusta escribir, ¿por qué no trabajas de ello?”, “Por que no podría vivir con el sueldo”, Y el dijo “ Claro que si”. Entonces empezó a hablar de términos y tarifas, y en un par de semanas tenía un contrato exclusivo con Marvel.

Continua a . Parte 2, parte 3

________________________________________________________________________________

Diseño web basado en el realizado por Doug Roberts y John Thomas. Todas las imágenes son copyright de Marvel Comics, DC Comics o sus respectivos dueños. Todas las fotografías son usadas con permiso de Roger Stern. Esta entrevista es una traducción realizada con el permiso de su autor George Khoury. Publicada originalmente en esta web